Inicio > Monumentos > Iglesia de San Atilano

Iglesia de San Atilano
Tarazona Monumental

Iglesia de San Atilano

San Atilano nació en Tarazona en el año 939. Al parecer pertenecía a una familia noble y, muy joven, ingresó en religión. Primero permaneció durante diez años en el eremitorio benedictino de Los Fayos, localidad muy próxima a Tarazona, para luego trasladarse junto a San Froilán a los montes de León. Ambos religiosos fundaron el monasterio de Moreruela de Tábara (Zamora). Posteriormente, Atilano fue nombrado obispo de Zamora, ciudad en la que fallecería el 5 de octubre de 1009.

Según la tradición, el solar en el que los munícipes turiasonenses querían construir una ermita en honor del santo y patrón de Tarazona estuvo ocupado en origen por su casa natal. Tras varios intentos fallidos de conseguir peculio suficiente para levantar el edificio, en 1744 se obtuvieron las pertinentes autorizaciones y licencias para llevarlo a cabo. Finalmente, el 30 de abril de 1769 el templo fue consagrado.

Se trata de un edificio construido en sillería, ladrillo y mampostería compuesto por tres naves, la central más ancha que las laterales, separadas por pilares cruciformes, de tres tramos cada una y cubiertos por bóvedas de cañón con lunetos y de arista. Consta de crucero, cabecera poligonal de cinco paños que se cubre con bóveda de horno gallonada, y coro alto a los pies. Su fachada, de líneas muy movidas plenamente barrocas, presenta tres calles, anunciando lo que encontraremos en el interior. La portada cuenta con dos cuerpos y está rematada por el escudo de armas de Tarazona soportado por dos angelotes.

Desconocemos quién realizó el retablo mayor, pero sabemos que fue sufragado por Mateo de Casanate, deán de la catedral de Tarazona, y que desde el 5 de octubre de 1798 ya presidía el templo. La escultura principal, una talla de gran calidad artística del santo turiasonense restaurada recientemente por la Fundación Tarazona Monumental, ha sido atribuida al escultor José Carmona y datada hacia 1760, pues parece ser que ésta sería la obra instalada provisionalmente en el altar mayor desde su consagración.

Esta ermita fue restaurada en la década de 1920 y su cúpula tuvo que reedificarse en 1956. Desacralizada en la década de 1980, fue transformada en espacio expositivo. De su mobiliario litúrgico sólo subsisten las esculturas del retablo mayor: la talla de San Atilano se custodia en el sotocoro de la iglesia de Santa María Magdalena, y las de San Raimundo Serra y San Prudencio en el Centro de Profesores y Recursos de Tarazona y en la Casa-Museo de San Prudencio de Vitoria, respectivamente.

Entre los años 2006 y 2007 la iglesia de San Atilano fue rehabilitada y convertida en el Espacio Cultural “San Atilano”, una sala polivalente preparada para albergar exposiciones temporales de cualquier manifestación artística.

Actividades culturales
14/08

Títeres "Mi amigo el Cipotegato"

Diviértete conociendo la increíble historia de nuestro querido Cipotegato, gracias al intrépido aventurero y defensor del Patrimonio Cultural de Tarazona… Turiaso Jones!!  Día: Viernes, ...

Info VER AGENDA DE ACTIVIDADES
Tienda Online

Colgante Celosía Mudéjar

Precioso colgante de plata de 1ª Ley realizado artesanalmente. El motivo decorativo es uno de los ventanales cerrados con celosías mudéjares del Claustro de la Catedral de Tarazona. Apto para colgar a cordón o cadena. Tiene una largura de 4 cm.

Info

45,00 €comprar